23 de diciembre de 2011

¿Mentes? Supongo que ese lugar donde el tiempo se detiene.

No sé quien me lee. La verdad jamás he sabido muy bien para quién he escrito todas estas lineas. Supongo que unicamente para mí misma. Lo abandoné. No tenía tiempo y creí que sólo escribía ñoñerías de adolescente con un punto de ese dramatismo, "odio" hacia la vida y melancolía que suelen tener los adultos perdidos en sus mentes cuando desconectan de su asfixiante rutina (que sería de muchos de ellos sin sus queridos amigos los psicologos). Creía que lo único que hacia era escribir a la nada para liberarme de mis pensamientos y así quizá poder dormir un poco más tranquila. Siempre he creído que nadie me escucha, y si lo hacen es para solo oir mis animos hacía ese alguien que son ellos, buscando únicamente un poco de atención sin ni siquiera necesitarla. Cuando esa persona no es siquiera capaz de oir los gritos de auxilio de la persona que tiene enfrente. 


Así somos... Hipócritas, egocéntricos, amantes de la ignorancia e incapaces de disfrutar algo cuando realmente todo va bien, porque lo único que queremos es ser víctimas. Victimas de un mundo que supuestamente intenta aplastarnos continuamente. Pero no somos capaces de aceptar que la mayoría de veces somos nosotros mismos los que nos aplastamos... y no los demás, ni el mundo. 
Yo también soy así, no me voy a engañar. Pero ni me resigno ni lo niego, solo intento salir de esa rutina de compadecimientos que ha creado la sociedad. Pero claro, o eres parte de la sociedad o estás fuera. Y eso supone tu autodestrucción. 

Pues bien, yo opté por la segunda. Pero... ESPERA! No hace falta ni que lo digas, lo has pensado sin ni siquiera darte cuenta.Una linda palabra producto de nuestra tan amada sociedad: 
"- Va, vaya antisocial."
 Ahora bien, dime por qué. No, tengo más "amigos" agregados que mucha gente de la que conozco en las redes sociales, y lo mejor es que me hablo con más del 35% y les conozco de verdad. Y ya si nos vamos al día a día, no tengo problemas para conocer a nadie, irme por ahí con gente que conozco desde hace 30 min o para hacer el idiota en medio de la calle sin la ayuda de alcohol, drogas, etc.
(Que friki queda exponerlo de esta manera) Pero bien... Sí, lo sé. Los prejuicios salen solos.
Volviendo al tema... Elegí estar fuera de la sociedad, no sin privarme de los beneficios racionales que esta proporciona, porque sino te vuelves loco. ¿Pero cómo? Pues dándole a cada uno lo que quiere. ¿Para qué meterte en problemas exponiendo al mundo entero que tú eres tú y piensas como te da la gana? Pensarás que te hace perder personalidad, pero joder, ¿quién dice qué es la personalidad, a caso tu no estás haciendo lo que te da la gana y te permite seguir a delante dejando que el resto crean que eres igual? Además no es nada fácil, duele mucho estar controlando cada uno de tus pasos, palabras, formas de ser para conseguir un día en el que te sientas rodeado de la gente que tu quieres con las que puedes ser tú, porque nadie te lo ha impedido, y nadie tiene motivos para estropeartelo.

El problema es cuando te sientes sólo porque hay cosas en la vida que sólo podemos superar por nosotros mismos... Pero esa ya es otra historia.



3 Sniff's *-*:

Ana! dijo...

yo te leo mi niña :D

Almendra. dijo...

Que lindo que escribes, me parece genial. Me alegro se haber pasado justo por aca.
Un beso, te estoy leyendo
Almendra

Ella & Yo dijo...

Me encanta tu blog :) Acabo de emepezar a escribir uno con una amiga, Si tienes tiempo pásate por http://cintasviejasdecassette.blogspot.com.es/ Gracias!